La gran estafa mundial de Milton Group

En Internet podemos encontrar múltiples propuestas para ganar dinero fácilmente. Pero no todas las ofertas ofrecen lo que uno esperaba. Como la estafa de Milton Group.

Hablo de la publicidad para ganar dinero rápido y sin esfuerzo, unas campañas de marketing cada vez más agresivas cuyo principal objetivo es engañar a la población más vulnerable.

El Proyecto de Denuncia de Delincuencia Organizada y Corrupción (OCCRP), que es una organización sin ánimo de lucro, ha colaborado con algunos organismos y medios para exponer a la firma Milton Group, acusada de fraude y estafa con criptomonedas a nivel global.

Glosario del contenido del artículo:

Compra o invierte ahora en criptomonedas en un broker regulado 100%

El ‘modus operandi’ de la estafa

Según una investigación publicada recientemente esta firma fraudulenta habría estado operando durante 3 años para robar a los más vulnerables a través de este tipo de publicidad en las redes sociales, de ‘cómo hacerse rico’ invirtiendo en la bolsa de valores y negociando en el mercado de criptomonedas.

La firma Milton Group habría estado operando utilizando nombres falsos, cómo CrytoMB, Cryptobase y VetoroBanc.

El ‘modus operandi’, lanzar una oferta atractiva para captar el interés del público más frágil, que por desgracia son los que menos entienden y los más fáciles de engañar.

Cuando los interesados se ponían en contacto facilitando sus datos para obtener más información sobre la oferta, éstos comenzaban a recibir un sinfín de llamadas telefónicas para convencerles de realizar inversiones a través de sus plataformas.

Como es lógico, estas personas están bien preparadas y son muy hábiles para convencer a sus víctimas de que pueden ganar mucho dinero incluso empezando con pequeñas inversiones. De hecho, una vez que invierten pueden ver ganancias ‘reales’.

Evidentemente esto solo se trata de un ‘gancho’ para ganarse la confianza de las víctimas potenciales y que continúen invirtiendo capital. Los teleoperadores, como decimos, son muy hábiles en su tarea y consiguen ser bastante persuasivos.

Tanto que son capaces de conseguir que algunos inversores soliciten préstamos bancarios para poder invertir cantidades superiores.

También se han visto casos de gente hipotecando su casa. Una auténtica locura, y todo por su ambición ciega de hacerse ricos.

Lamentablemente se trata de una fantasía, pues las ganancias qué los inversores creen reales no son más que cifras en una pantalla.

De hecho, cuando las victimas tratan de retirar las ganancias no pueden hacerlo porque – como decimos- en realidad no están ahí, no existen.

Milton Group y su ‘equipo de retención’

Aunque la mayoría de retiros no se hicieron efectivos hubo algunos casos en los que sí. Sin embargo, una vez más se trataba de una estrategia para mantener la confianza del cliente e incitarlo para invertir más.

En los casos más complicados y cuando los inversores comenzaban a tener problemas para retirar sus ganancias los comenzaba a tratar el conocido como ‘equipo de retención’, en el cual había personal cualificado para, a través de técnicas de presión psicológica y alguna que otra amenaza, conseguir quitarles más dinero a sus víctimas.

Para ello utilizaban documentación – falsa por supuesto- de entidades financieras como bancos y reguladores, también enviaban falsos avisos para informar a los clientes de que tenían que pagar una cantidad en concepto de impuestos.

La otra cara de la moneda era ‘ayudar’ a las víctimas a recuperar su dinero.

Evidentemente esto también era otro engaño, pues quienes se ponían en contacto a través de llamadas telefónicas eran también falsos abogados.

Éstos les ofrecían a las victimas sus servicios para, a cambio de una tarifa, realizar los trámites que hiciesen falta para recuperarles su dinero.

Incluso les ofrecían la opción de instalar un software de monitoreo en su PC para poder ayudarles mejor con el tema de las transferencias.

Y, una vez más, el engaño consistía en hacerles instalar un software con un plugin de Chrome para falsificar webs legítimas. De este modo podían engañar a los usuarios y robarles sus credenciales bancarias.

Uno de los principales agentes del ‘equipo de retención’, William Bradley, consiguió ingresar él solo 5.4 millones de dólares cada año al Milton Group.

En total, y desde un Call Center en Kiev (Ucrania) consiguieron estafar alrededor de 71.5 millones de dólares en 2019.

Los empleados de Milton Group denuncian el fraude

Toda esta historia hemos podido saberla gracias a los empleados de Milton Group, concretamente los que operaban en el Call Center de Kiev (Ucrania). Después de 3 años de engaños decidieron filtrar a las autoridades y medios todas las evidencias.

El centro de operaciones era un edificio con guardias y cámaras de seguridad, algo muy poco común en un centro de llamadas al uso. En este trabajan operadores en diferentes idiomas, incluidos el inglés, español y el ruso.

También se reveló un detalle terrible, y es que todos los que allí trabajaban sabían muy bien su tarea que consistía básicamente en engañar y robar a las personas que conseguían captar a través de la publicidad en redes sociales.

De hecho, tenían objetivos mensuales que tenían que cumplir, a toda costa. Además, sí conseguían que sus clientes depositaran fondos en criptomonedas recibían bonos extra, pues son muy difíciles de rastrear.

No hay duda de que estaban muy bien adoctrinados para llevar a cabo su trabajo de la manera más eficaz posible.

Compara o invierte hoy en Bitcoin en un broker regulado y seguro 100%.

Los culpables detrás de Milton Group

Las autoridades siguen tratando de buscar a los culpables detrás de Milton Group, la firma fraudulenta que ha dejado victimas arruinadas en prácticamente todo el mundo.

Según uno de los operadores, bajo el seudónimo de Alexey, el dueño sería David Todua, un ciudadano israelí de 38 años de edad y nacido en Georgia. Evidentemente éste negó la acusación y rechazó cualquier afiliación con el Milton Group.

Por el momento no se ha podido probar sí él es el dueño o, en caso contrario, rastrear al verdadero propietario de la firma. Sobre el papel estaría Irakli Dadivadze, de quien no se ha podido obtener ningún dato.

Por su parte Jacob Keselman, el CEO de Milton Group, también se ha negado a responder, por lo que no está facilitando la investigación.

Eso sí, a juzgar por las publicaciones en sus redes sociales no le faltaría el dinero, pues suele aparecer con coches de lujo o viajando.

Además de en Ucrania Milton Group también dispone de Call Centers distribuidos en Georgia, Albania y Macedonia Del Norte.

Y, como detalle cabe meniconar que Todua tiene conexiones y realiza – o ha realizado- negocios con personalidades importantes como ministros o políticos de estos países.

Ten cuidado con la publicidad engañosa

En ningún caso justificaremos la manera en la que Milton Group ha actuado durante estos 3 años estafando a los perfiles más vulnerables. Pero, también es importante hablar sobre la importancia de estar bien educados para evitar este tipo de estafas.

Hay señales muy claras y que por desgracia no todos son capaces de identificarlas.

Por lo pronto, sí recibes este tipo de publicidad de ganancias rápidas y sin esfuerzo deberías sospechar desde el principio. Después es importante que te informes bien y sí las ganancias te parecen irreales o demasiado buenas para ser verdad huye.

No te dejes engañar. Además, sí accedes a la plataforma o brókers en cuestión y los retiros están inhabilitados también será mala señal. Por otro lado, si caíste en la trampa es importante que no te dejes llevar por la presión para invertir más.

No te fies, en este tipo de estafas intentan captar a personas que no entienden mucho sobre finanzas, y les animan con la emoción de ganar más. Si quieres evitar este tipo de fraudes edúcate más y se muy suspicaz para no convertirte en una víctima más.

Beatriz Sanchez

Soy Beatriz, siempre estoy buscando nuevas oportunidades de negocio. Emprendedora y entusiasta de las finanzas, me interesa el ahorro y la inversion.

Un comentario en «La gran estafa mundial de Milton Group»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.